Canal Caribe: a un año del canal cubano de noticias.

El pasado 14 de marzo, día de la prensa cubana, se cumplió su primer aniversario el Canal Caribe. Y creemos que es un buen momento para realizar un análisis de lo bueno y lo malo.

Lo bueno

La propia existencia del canal. El hecho que exista un canal cubano de noticias es de por sí ya algo bueno. Si ya tenemos Telesur casi a tiempo completo (que no debiera ser el único canal extranjero en señal abierta) que nos llena de información del mundo, era hora de que tuviéramos uno sobre Cuba. Cierto que no es perfecto, existe.

La ruptura de esquemas de los noticieros cubanos. Los noticieros cubanos son muy formales, con cada palabra medida 3 veces (aunque a ratos las escriban con faltas de ortografía), donde se mata toda creatividad del locutor o periodista. Pero Canal Caribe intenta romper con esto (y a veces lo logra) tocando los temas menos decisivos de forma más desenfadada. Aporta de vez en cuando, la opinión de los periodistas. Ejemplo en esto son 9no inning y la revista Buenos Días, que sin ser propiamente de canal es como si lo fuera. También tiene algo que se agradece mucho, y es la entrevista in situ a los creadores, analistas, especialistas y conocedores del tema en cuestión, pues los periodistas no tienen por qué ser expertos en todas las materias. En esto es un ejemplo el Noticiero Cultural, del que debieran fijarse más.

La ocupación de espacios vacío. En la televisión cubana es un hecho que existen temas que no se tratan, otros que se tratan mal, y otros que no existen. En canal Caribe se trata de abordar esos temas, amén de que no siempre lo logren. Un ejemplo es el programa Cartas sobre la mesa, que trata de poner el dedo en la llaga. Este programa no va a cambiar mucho, pero algo hace. Otro espacio que logra llenar es el ámbito de Internet, cierto que los noticieros cubanos apenas pasan de 10 000 seguidores en las redes sociales, pero el canal Caribe trata de trabaja para revertirlo tratando de poner contenido exclusivo en línea, pero todavía le falta.

La visualidad. La visualidad es una de los elementos que más se agradecen. Y esto no lo decimos solo por transmitirse por un canal HD. La utilización de grandes pantallas, buenas presentaciones, escenografías de calidad (aunque debieran de tener más de 3 sets) ayuda sin dudas a que “se vea mejor´´. Cierto es que en ocasiones las gráficas utilizadas se ve muy bien pero aportan poca información a lo que se dice, por lo que es un tema sobre el que deben trabajar más.

Lo malo

La falta de prontitud. Esto es uno de los aspectos imperdonables en una señal que pretende ser un canal de noticias, por demás el único cubano. Una señal informativa no puede estar regida por un estricto guion; ante una noticia de ultimo minuto no se puede esperar horas hasta que termine un programa o hasta la próxima ronda de noticias o hasta que pase el filtro de lo que se debe decir. También es muy significativa la ausencia de reportes en directo desde el lugar de los hechos, porque si no son eventos planificados es imposible que reporten en vivo y en directo. Y esto concierne a toda la televisión, que no cuenta con la dinámica necesaria para ir tras la noticia y no esperar que les llegue la declaración oficial. Otro elemento relacionado con la dictadura del guion y la ausencia de dinamismo es cuando las transmisiones de eventos no duran lo planificado. Ante esta situación no saben que hacer y nos castigan con minutos de anuncios porque no tienen la capacidad para poner algo no planificado.

La ausencia de presentadores negros. Y digo ausencia de presentadores negros porque quiero pensar que no es racismo. La sociedad cubana tiene un alto grado de mestizaje, y tanto blancos, mulatos y negros se encuentran en proporción similar. Pero en el canal Caribe son evidente minoría. No pasan de 5 o 6 los presentadores negros o mulatos. Y de ellos ninguno es el presentador estelar en ningún programa. Si quieren que las personas se identifiquen con lo que dicen, lo primero es parecerse a la gente. En Cuba existen profesionales de todos colores y formas en todos los ámbitos. Y si no existen hay que preguntarse por qué.

La repetición. Otro aspecto es que lastra a calidad de este canal es la falta de una producción audiovisual que llene todas las horas de transmisión (incluso cuando solo transmite cerca de 4 horas). Entonces repiten lo mismo. Y no es que sea un crítico total de la repetición, pues permite a los que no lo vieron en la primera emisión y a los que les gustó mucho, verlo. Pero todo con medida. A veces repiten y repiten y repiten lo mismo. Creo que mi papá ya puede dirigir el yacimiento minero San Cristóbal de la cantidad de veces que a visto el mismo reportaje.

 

El Canal Caribe es una buena alternativa ante la avalancha de desinformación de los canales extranjeros y de la invasión de videoclips de los nacionales. Debe mejorar todavía muchas cosas para ser un líder informativo, además de ampliar sus transmisiones más allá de 4 horas diarias. Pero tiene mucho potencial, sobre todo si busca la asocian con otras instituciones como universidades e institutos. Esperemos que en el próximo aniversario sea un canal mucho mejor.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s